Foro Mundial de la Seguridad Social 2019

Desarrollo e innovación: El debate internacional sobre el futuro de la seguridad social

Foro Mundial de la Seguridad Social 2019

Desarrollo e innovación: El debate internacional sobre el futuro de la seguridad social

Mientras el “mundo de la seguridad social” se prepara para celebrar en Bruselas (Bélgica) el Foro Mundial de la Seguridad Social del 14 al 18 de octubre de 2019, la AISS ha elaborado un nuevo informe mundial emblemático titulado 10 desafíos mundiales para la seguridad social: Desarrollo e innovación 2019.

El informe emblemático de 2019 pone fin al proyecto de investigación de la AISS sobre los “10 desafíos” puesto en marcha en 2016 para examinar en detalle los desafíos de funcionamiento internos y los desafíos contextuales externos a los que se enfrenta la seguridad social. Este nuevo informe mira hacia el futuro y representa un avance estratégico. Cada uno de los diez capítulos ofrece información sobre el modo en el que las instituciones miembros de la AISS responden a los desafíos definidos.

Puede que la transformación de los mercados de trabajo relacionada con el surgimiento de la economía digital sea el desafío que mayor repercusión tiene en la adecuación y la sostenibilidad de muchos programas nacionales de seguridad social. Como se muestra en el informe, los avances tecnológicos que  favorecen esta transformación también presentan oportunidades para elaborar soluciones que permitan abordar los numerosos problemas que puedan surgir.

Así como el rápido desarrollo de las TIC ha dado lugar a nuevas formas de relación laboral y a nuevos tipos de trabajo, al tiempo que ha fragilizado algunos elementos de la protección social, también ofrece soluciones administrativas prácticas para mantener y extender los niveles de cobertura, así como herramientas e interfaces de comunicación para ayudar a las administraciones de seguridad social a prestar servicios de calidad a todas las partes interesadas. Esta dicotomía es uno de los mensajes positivos del informe.

Combinación de la reforma reglamentaria con un diseño innovador de la seguridad social

Ciertamente, algunos desafíos exigen un pensamiento más innovador por parte de las administraciones de la seguridad social. La extensión de la cobertura de manera sostenible es uno de ellos. La transformación de los mercados de trabajo provoca la pérdida de tareas debido a la automatización y la digitalización. También supone la creación de nuevas tareas y tipos de trabajo. Por lo tanto, se crearán nuevas profesiones y tareas y se perderán otras.

En muchos países, el ritmo de transformación de los mercados de trabajo está superando la capacidad de los legisladores de actualizar la legislación laboral, la reglamentación del mercado de trabajo, los derechos colectivos de los trabajadores, la legislación de seguridad y salud en el trabajo y los códigos nacionales de seguridad social. Este retraso en la adaptación de los códigos reglamentarios al “futuro del trabajo” es preocupante.

Para evitar una contracción de la protección social de los trabajadores y los ciudadanos y garantizar que tanto los empleadores como los trabajadores respeten plenamente sus obligaciones y derechos colectivos, esta amplia base reglamentaria no solo debe actualizarse, sino también reforzarse. Sin embargo, también es necesario reformar algunos aspectos del diseño de los programas de seguridad social.

El objetivo de combinar la reforma reglamentaria con la adaptación innovadora del diseño de los programas de seguridad social es extender el acceso a la protección social para todos, “no dejar a nadie atrás”. Se deberá prestar mayor atención, en particular en este período de cambio del mercado de trabajo, a la complementariedad de los regímenes universales financiados con cargo a los impuestos y a los regímenes contributivos. También se deberán aplicar políticas activas del mercado de trabajo para apoyar la actividad social y económica, y la inserción.

Los diez desafíos mundiales

Como se destaca en el informe, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030 priorizan la extensión de la cobertura. Sin embargo, a pesar de las mejoras en la cobertura legal en muchos países, algunos grupos de población aún carecen de acceso efectivo a una cobertura adecuada.

Por ejemplo, un desafío complejo son las necesidades de los trabajadores jóvenes en la transición de la educación hacia el mundo del trabajo. Por lo general, son necesarias respuestas integrales coordinadas entre instituciones del mercado de trabajo, organismos educativos y de formación profesional e instituciones de seguridad social. No obstante, los trabajadores de edad también necesitan apoyo, sobre todo en países con una población que envejece y donde comienza a escasear la mano de obra de ciertos sectores económicos. A su vez, a raíz del cambio progresivo hacia la economía digital, se acepta que el desarrollo continuo de aptitudes es necesario tanto para los trabajadores jóvenes como para los mayores. No menos importante para los Objetivos de Desarrollo Sostenible es la necesidad de adoptar respuestas sensibles al género, así como medidas para satisfacer las necesidades de los trabajadores migrantes legales.

Cada vez se vincula más el énfasis creciente en brindar protección social durante todo el ciclo de vida con un enfoque de prevención y de estilos de vida saludables. En vista de esto, los sistemas de salud efectivos, accesibles y sostenibles desempeñan un papel primordial desde el punto de vista social y económico. La transición demográfica, caracterizada por una mayor esperanza de vida y la disminución de las tasas de fecundidad, no es solo un fenómeno social, sino que tiene ramificaciones económicas. Por ejemplo, las cadenas mundiales de prestación de servicios de cuidado resultan en que los proveedores de cuidados, principalmente mujeres de países emergentes, abandonen a las personas a su cargo en sus hogares para migrar y trabajar como proveedores de cuidados en otros países. Como se indica en el informe, el diseño sostenible, la dotación de personal y la financiación de los sistemas de atención de larga duración constituyen un desafío que la mayoría de los países aún debe abordar plenamente.

La falta de acceso efectivo a la atención de salud es una fuente importante de desigualdades sociales. Las desigualdades en el mercado de trabajo y las desigualdades de género siguen siendo obstáculos importantes que deben superarse. Ambas pueden generar desigualdades en el acceso a una protección social adecuada. La persistencia de desigualdades irresolubles puede acentuar los desafíos para la cohesión social en muchas sociedades. El desafío al que se enfrentan todos los sistemas de seguridad social es la inclusión de todos los miembros de la sociedad, entre ellos los más marginales y vulnerables, que a menudo tienen situaciones personales muy complejas.

En términos generales, el mayor riesgo y el costo financiero de las conmociones externas y los fenómenos extremos están llevando a muchos sistemas de seguridad social a considerar la noción de riesgo de manera más amplia.

La principal conclusión del informe es que el importante cambio provocado por el surgimiento de la economía digital, junto con los cambios demográficos mundiales que lo acompañan y las preocupaciones sobre las desigualdades, la cohesión social y el riesgo ambiental, significa que ha aumentado la urgencia de lograr el objetivo internacional de protección social universal. Ante esta realidad internacional, las diferencias nacionales y regionales seguirán exigiendo respuestas personalizadas. Como siempre, si bien las buenas prácticas ofrecen sin dudas una orientación útil, no existe una respuesta única para todos. Las Directrices de la AISS sobre la Administración de la Seguridad Social ofrecen otra herramienta útil en este ámbito.

El informe de 2019 se basa en datos relativos a diferentes países para presentar estudios de casos nacionales sobre las respuestas innovadoras adoptadas para abordar cada uno de los diez desafíos a los que se enfrentan los sistemas de seguridad social. Las observaciones presentadas en el informe sobre dichas innovaciones son bienvenidas y sirven de inspiración. Sin embargo, innovar es arriesgado. El informe no se equivoca al afirmar que la búsqueda de innovación requiere una combinación inteligente de liderazgo, capital humano y tecnología.

Por ejemplo, la transformación del mercado de trabajo y el auge de la economía digital hacen que sea cada vez más probable que los trabajadores cambien de trabajo con mayor frecuencia, desempeñen varios trabajos, participen en tipos de trabajo con diferentes clasificaciones (empleados, trabajadores por cuenta propia, independientes, entre otros), trabajen en distintas jurisdicciones nacionales y estén cubiertos por diferentes sistemas de seguridad social durante su trayectoria profesional. En consecuencia, la portabilidad de la seguridad social, entre programas de un mismo país, como más allá de las fronteras nacionales, se ha convertido quizás en el factor estratégico más importante para proporcionar seguridad social durante toda la vida de manera dinámica, innovadora y rentable para todos, al tiempo que satisface las expectativas públicas de calidad del servicio. A tal efecto, es indispensable mejorar la coordinación entre las instituciones y los gobiernos apoyándose en las nuevas tecnologías, el intercambio estandarizado de información y una mejor protección de los datos.

Novedades del informe de 2019

Este es el sexto informe de la AISS centrado en los diez desafíos mundiales para la seguridad social y concluye el proyecto de investigación de la AISS iniciado en Panamá en 2016.

Al igual que los informes anteriores, cada uno de los diez capítulos de este informe aborda un único desafío, lo que permite al lector acceder rápidamente a la información que le interesa. En todos los capítulos se ofrece primero una presentación general del contexto y se explica después la naturaleza del desafío para los sistemas de seguridad social.

Una importante novedad de este informe de 2019 es que ofrece ejemplos concretos de buenas prácticas derivados de la experiencia directa de las instituciones miembros de la AISS. Estas respuestas innovadoras, a su vez, han inspirado la formulación de los cuatro mensajes que concluyen cada capítulo. Cada capítulo viene acompañado de infografías de datos.