BRICS

La AISS hace hincapié en la “seguridad social inteligente” en la reunión ministerial del grupo BRICS

BRICS

La AISS hace hincapié en la “seguridad social inteligente” en la reunión ministerial del grupo BRICS

La crisis de la COVID-19 está impulsando la innovación y una rápida transformación en el mercado de trabajo, la seguridad social y la seguridad y salud en el trabajo. En la Sexta Reunión de Ministros de Trabajo y Empleo de los países del grupo BRICS, celebrada hoy, la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) ha destacado la necesidad de aprovechar las oportunidades que ofrece la digitalización para desarrollar y facilitar una “seguridad social inteligente”.

La Sexta Reunión de Ministros de Trabajo y Empleo de los países del grupo BRICS, organizada por la Presidencia de la Federación de Rusia desde Moscú el 9 de octubre de 2020, contó con la participación virtual del resto de países del grupo, el Brasil, China, la India y Sudáfrica, así como de la Asociación Internacional de la Seguridad Social y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La AISS y la OIT apoyan conjuntamente a los países del grupo BRICS en la esfera de la seguridad social por medio de la Oficina de Enlace Virtual del grupo BRICS. Esta iniciativa de cooperación, que se puso en marcha en 2018, condujo a la firma de un compromiso conjunto por parte de los cinco países del grupo durante la Semana Mundial de la Protección Social de la OIT, celebrada en noviembre de 2019.

En la reunión de hoy, los Ministros de Trabajo y Empleo de los países del grupo BRICS han centrado los debates en la elaboración de enfoques para crear una cultura de la seguridad en el trabajo, medidas para reducir la pobreza mediante la transformación social y económica, y el futuro del trabajo en una economía digital. Durante la crisis actual, la AISS ha recopilado las respuestas de la seguridad social de más de 200 países y ha analizado tanto las tendencias observadas a escala internacional como las medidas adoptadas a escala nacional. También se redactó recientemente un artículo sobre las respuestas de la seguridad social en China. De estos trabajos se desprende claramente que, si bien los gobiernos han respondido con rapidez para reforzar y ampliar los regímenes de seguridad social, las instituciones de seguridad social han impulsado la innovación y la transformación digital a fin de atender de manera eficaz el enorme y repentino aumento de la demanda. Al mismo tiempo, el distanciamiento físico y el teletrabajo han obligado a elaborar nuevas modalidades de trabajo, cooperación y relación con los clientes.

Seguridad social inteligente y capacidad institucional

“Tenemos que poner los logros de la economía digital al servicio de nuestra población. Por eso recurrimos cada vez más al concepto de la seguridad social inteligente, lo que implica que debemos mantenernos al día de los avances y sacar el mejor partido de la era digital”, declaró en su intervención inaugural Marcelo Abi-Ramia Caetano, Secretario General de la AISS. En consonancia con esta voluntad de cooperación, los Ministros de Trabajo y Empleo aprobaron una declaración en virtud de la cual los países del grupo BRICS acuerdan ampliar el intercambio de conocimientos en materia de digitalización de la seguridad social y los servicios de empleo. Aspiran a hacer un mejor uso de las tecnologías digitales avanzadas para aumentar la eficiencia y la eficacia de los servicios públicos de empleo, las inspecciones de trabajo y las instituciones de protección social, y a llegar a los trabajadores de la economía informal.

En una de las sesiones centradas en la reducción de la pobreza mediante la transformación social y económica, Raúl Ruggia-Frick, Director de Conocimientos del Centro para la Excelencia de la AISS, señaló la importancia vital de invertir adecuadamente en el desarrollo de la capacidad institucional para cumplir objetivos de política y mejorar la preparación para situaciones de crisis. Una de las lecciones extraídas de la crisis es que la capacidad institucional para adaptarse y suministrar rápidamente prestaciones a los grupos de población vulnerables que han surgido es absolutamente esencial en tiempos de crisis. Las instituciones de seguridad social de todo el mundo han utilizado todos sus recursos y han hecho todo lo posible por responder a las necesidades, que se han disparado, y por ayudar a sus propios empleados a adaptarse a las nuevas realidades laborales.

Una cultura de la seguridad en este nuevo mundo del trabajo

Esta cuestión está relacionada con otro importante tema de los debates de la reunión ministerial, a saber, el desarrollo de una cultura de la seguridad en el trabajo. El mundo del trabajo ha cambiado de la noche a la mañana como consecuencia de los confinamientos, las medidas de distanciamiento físico y el teletrabajo, entre otros factores. Todo ello ha afectado a las instituciones, los empleados y la gestión interna de los recursos, incluidos los recursos humanos. Ha impulsado el uso de herramientas digitales y de nuevas modalidades de trabajo, a menudo sin redes sociales sólidas, sin los conocimientos y las competencias necesarios para aprovechar al máximo las nuevas herramientas digitales y sin el mobiliario ergonómico adecuado. Los ministros de los países del grupo BRICS han acordado avanzar en el desarrollo de una cultura de la prevención en materia de seguridad y salud en el trabajo.

En su intervención, el Prof. Dr. Joachim Breuer, Presidente de la AISS, puso de relieve la estrategia Vision Zero, basándose en sus siete reglas de oro para la seguridad, la salud y el bienestar en el trabajo. Esta plataforma está ganando pertinencia e importancia, y cuenta con más de 12 600 simpatizantes hasta la fecha. En la reunión virtual del Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud en el Trabajo celebrada esta semana, se puso en marcha un nuevo programa de acreditación para formadores Vision Zero de la AISS y la Institución de Seguridad y Salud en el Trabajo (Institution of Occupational Safety and Health – IOSH). Este evento demostró claramente cómo la crisis de la COVID-19 ha acelerado la innovación en la seguridad y la salud en el trabajo, de forma similar a lo ocurrido con la digitalización de la seguridad social a raíz de la crisis. El enfoque de Vision Zero cuenta con un público especialmente amplio en Rusia, y esta semana se ha firmado un nuevo acuerdo con la región de Uliánovsk Óblast.