Integración de la perspectiva de género en la seguridad social

Integración de la perspectiva de género en la seguridad social

Las desigualdades en el ciclo de vida se repercuten en el acceso a la seguridad social y, por lo tanto, en el nivel de las prestaciones. Estas desigualdades afectan en particular a las mujeres. Durante su reciente seminario europeo sobre el tema, la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) y sus miembros examinaron posibles medidas para reducir las desigualdades de género. La AISS se comprometió a trabajar para incorporar la perspectiva de género en sus directrices profesionales de seguridad social.

Las desigualdades en el ciclo de vida han sido reconocidas como uno de los diez desafíos mundiales para la seguridad social. La diferencia en la historia laboral  y de las pensiones en función del género son ejemplos de ello. Estas diferencias resultan principalmente del trabajo a tiempo parcial, de la discriminación por género en los mercados laborales, de los salarios más bajos y del trabajo y los cuidados no remunerados. Las mujeres también suelen ser las más afectadas por la falta de equilibrio entre vida profesional y vida privada, lo cual puede provocar más estrés y afecciones conexas e incidir en su participación en el mercado laboral y en su acceso a la seguridad social.

Para abordar estos problemas, la AISS organizó recientemente en Reikiavik, junto a la Administración del Seguro Social y el Ministerio de Bienestar Social de Islandia, un seminario sobre la integración de la perspectiva de género. Las discusiones pusieron de relieve que para lograr  una mayor participación y una remuneración más equitativa de las mujeres hacían falta tomar medidas en el  mundo del trabajo. Estas medidas podrían consistir en una norma de igualdad salarial, como la introducida recientemente en la legislación islandesa, o una mayor flexibilidad en el lugar de trabajo para equilibrar mejor vida profesional y vida privada. A tal efecto, también se debería promover una repartición más equitativa de las responsabilidades entre hombres y mujeres.

El papel de la seguridad social

La seguridad social tiene un papel importante que desempeñar en la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, como lo destacó el Secretario General de la AISS, Hans-Horst Konkolewsky, en este seminario y en la reciente Conferencia Internacional del Trabajo. Para compensar los menores ingresos durante el ciclo de vida y el trabajo y los cuidados no remunerados de las mujeres, se pueden introducir mecanismos redistributivos en los sistemas de pensiones para garantizar prestaciones adecuadas para hombres y mujeres y reducir la diferencia entre sus pensiones. La licencia parental no transferible para madres y padres también ha demostrado ser un buen incentivo para que los padres participen más en el cuidado de los niños, modificando así la percepción de las responsabilidades específicas en función del género.

La inteligencia artificial, las plataformas, el trabajo independiente y los contratos de empleo temporal están revolucionando el mundo del trabajo. La creciente flexibilidad puede facilitar la participación activa de las mujeres en el mercado laboral. Sin embargo, también puede deteriorar las condiciones de trabajo, por ejemplo en lo relativo al número de horas de trabajo, el nivel de los salarios y las prestaciones sociales. Por lo tanto, es importante que los responsables de las políticas, además de diseñar el marco y los incentivos para la creación de empleos en el futuro, tengan en cuenta la calidad de las condiciones de trabajo y el acceso a la seguridad social.

El seminario técnico de la Red Europea de la AISS sobre la integración de la perspectiva de género en la seguridad social fue un paso  importante para abordar el desafío de las brechas en la seguridad social por cuestiones de género. El trabajo futuro incluirá la incorporación de la perspectiva de género e igualdad en las Directrices de la AISS para la administración de la seguridad social.