Noticias AISS

Forjando el futuro de la seguridad social en Eurasia

Noticias AISS

Forjando el futuro de la seguridad social en Eurasia

Si bien la seguridad social universal ha existido  desde hace mucho tiempo en la región de Eurasia, los países hoy deben tomar algunas decisiones difíciles para garantizar a largo plazo el carácter sostenible de los regímenes y prevenir la contracción de la cobertura debido al crecimiento del empleo informal. La AISS trabaja junto a sus miembros de la región para facilitar el intercambio de experiencias y promover las buenas prácticas.

En el pasado, existían recursos disponibles para programas de seguridad social como el programa de capital de maternidad de Rusia y programas de asistencia a los grupos vulnerables. Hoy, las restricciones fiscales afectan a la seguridad social y derivan  en reformas paramétricas complejas. Por ejemplo, para hacer frente al desafío de la sostenibilidad financiera, el gobierno ruso recientemente presentó al Parlamento un proyecto de ley que propone un aumento de la edad legal de jubilación de 60 a 65 años de edad para los hombres y de 55 a 63 años para las mujeres.

Recientemente, los directores de las instituciones de seguridad social de la AISS de la región de Eurasia se reunieron en San Petersburgo para dialogar sobre la manera de abordar los desafíos a los que se enfrentan en la actualidad. La reunión se realizó por invitación del Fondo de Pensiones de la Federación de Rusia, y comenzó con una presentación del Secretario General de la AISS, Hans-Horst Konkolewsky, sobre los 10 desafíos mundiales para la seguridad social que ofreció un marco más amplio para los debates, al colocar los desafíos de la región en un contexto mundial.

Los directores de seguridad social intercambiaron opiniones sobre posibles acciones para reforzar la financiación de la seguridad social y se hizo hincapié en la lucha contra los paraísos fiscales y la necesidad de que las grandes empresas participen activamente en los regímenes de seguridad social. Los participantes también hablaron sobre los desafíos mundiales para la seguridad social relacionados con el empleo juvenil, el desempleo crónico, las nuevas formas de trabajo, los avances tecnológicos y la digitalización de la economía.

Una de las principales conclusiones del evento fue que las reformas deben ser equilibradas para reducir al mínimo las posibles consecuencias negativas para los ciudadanos. Un recurso valioso puede ser la consulta y el aprendizaje a partir de la experiencia de otros países que ya han pasado por estos procesos.