Estructuras regionales

Oficina de Enlace para el Cono Sur de América

Estructuras regionales

Oficina de Enlace para el Cono Sur de América

La Oficina de Enlace de la AISS para el Cono Sur de América promueve la cooperación y la creación de redes a escala regional en el ámbito de la seguridad social. Su apoyo a la AISS consiste en promover los productos y servicios de la Asociación, organizar eventos y facilitar el intercambio de buenas prácticas entre las instituciones de seguridad social de la región.

La Oficina de Enlace para el Cono Sur de América, que sirve de canal de comunicación entre la región y la Secretaría General de la AISS, recopila información sobre los intereses y las necesidades específicas de la región y colabora en la elaboración de un programa de creación de capacidad adaptado a esos países.

Según las previsiones, en esta región de 70 millones de personas, en 2050, alrededor del 20 por ciento de la población será mayor de 65 años. Dado que cerca del 50 por ciento de la población económicamente activa trabaja en el sector informal, la seguridad social en estos países se enfrenta a numerosos desafíos presentes y futuros.

En lo referente a la cobertura proporcionada por los regímenes contributivos, la informalidad y el desempleo tienen repercusiones en la recaudación de cotizaciones y en las prestaciones. Es posible que los trabajadores del sector informal y sus familias tengan un acceso limitado al régimen de prestaciones de salud y que, debido a que no han cotizado durante varios años, su pensión de jubilación sea más reducida.

Se están realizando o estudiando reformas de los sistemas de pensiones en la región. El objetivo de estas reformas es reforzar la estabilidad financiera de los sistemas, aumentar la redistribución y mejorar el suministro de las prestaciones. Una gran mayoría de los adultos mayores reciben unos ingresos de pensión modestos que no satisfacen sus necesidades financieras diarias en caso de enfermedad o de tener que contar con cuidados externos.

Se han adoptado medidas para extender el acceso a la protección social, si bien el acceso universal requiere que se integren los regímenes contributivos y los no contributivos, lo que conlleva superar desafíos considerables en los ámbitos del diseño institucional y la financiación, entre otros.